¿Cómo prender la mecha de la transformación cultural?

success-case_blog7

Dicen que la cultura organizacional suele ser algo difícil de transmitir y más difícil todavía de cambiar.  O no… 

Sabemos que la cultura tiene un rol clave en el éxito de toda empresa, pero no es tan simple desarrollarla, especialmente cuando los equipos de trabajo provienen de diversas empresas donde existen normas y costumbres diferentes. ¿Cómo pueden las compañías escalar y expandir su negocio manteniendo los valores y la visión que las ayudaron a establecerse en su origen?

La oficina de Globant de Lima pasó de ser un espacio algo aislado y alejado de la cultura de la empresa a convertirse en uno de los sites estrella. En tan solo tres meses se transformó en una oficina atractiva, innovadora y con un nivel de compromiso altísimo. De ser un punto aislado y alejado de los valores de Globant, comenzó a ganar visibilidad y llamar la atención por la cantidad de eventos e iniciativas que organizaban ligadas a la cultura de la compañía, al punto que los más altos directivos de de la empresa decidieron visitar Lima para ver personalmente los cambios. ¿Y cómo se logró esta transformación? 

Un Plan de Cultura es sin duda la receta que hay detrás de toda evolución organizacional. Te adelantamos algunos ingredientes clave de Lima: el empuje de un cultural ambassador, tecnología que potencia la conexión de las personas y altas dosis de creatividad.

¿Y por casa cómo andamos?

Inaugurada en 2014, la oficina Lima había crecido mucho en los últimos años debido a la integración de diversos equipos de trabajo que provenían de diferentes compañías. Como parte de esta estrategia de crecimiento vertiginoso, a fines de 2019, Globant adquirió Belatrix, una empresa de software. El desafío surgió cuando se comenzó a planificar la fusión entre ambas compañías; el clima de la oficina de Lima no era el más propicio para la transición: se percibía que la conexión entre los colaboradores no era óptima, los indicadores de motivación estaban por debajo del promedio de Globant y era evidente que había que fortalecer los valores corporativos.

Mejorar el mood del site era fundamental para la fusión. “Necesitábamos potenciar nuestro ecosistema Globant Lima, para poder polinizar el footprint en Belatrix con éxito. No podíamos pensar en integrar sin antes resolver nuestros propios desafíos de cultura organizacional” cuestionaba Sofía Cestau, Project Manager de Integraciones para Corporate Development y responsable de la fusión con Belatrix.

Los resultados obtenidos en Lima despertaron la atención del top management, quienes visitaron las oficinas a finales de 2019.

Globant Lima atravesó una transformación cultural tan profunda como efectiva, una experiencia que vale la pena conocer. ¿Listos?  

El desafío: dar vuelta el partido 

Stephen Robbins, autor del libro Comportamiento Organizacional, identifica cuatro maneras de transmitir la cultura en una organización: contar historias, realizar determinados ritos, utilizar ciertos símbolos y crear un lenguaje propio. En Lima, un cambio cultural era imprescindible ¿Cómo podían “globantizar” la oficina en poco tiempo para asegurarse de que los colaboradores compartieran los mismos códigos, el mismo “idioma”?

Globant entendió rápidamente que para ganar la batalla cultural era necesario la participación de figuras que impulsaran el cambio desde adentro, que llevaran los valores de la compañía en su ADN e inspiraran a los demás a conectarse y comprometerse con la organización en otro nivel. 

No era la primera vez que Agustin Milanesio participaba del desafío de mejorar el clima de una oficina, ya había viajado a Globant India con el mismo objetivo y había participado en diferentes iniciativas y eventos de la compañía con gran impacto. Por sus características, Agustín era el cultural ambassador perfecto para Lima.

Cómo reconocer a un potencial embajador cultural en tu organización

  • El embajador cultural debe haber estado un tiempo considerable en la organización, debe haberse ganado la confianza de diferentes personas de manera orgánica y espontánea. 
  • Son personas que representan los valores de la organización, los llevan en su ADN. 
  • Debe ser influencer (Las métricas de StarMeUp pueden ayudar a identificarlos de manera simple, transparente y objetiva) y tener la capacidad de liderar equipos de influencers.
  • Son personas que naturalmente se involucran en la mejora del clima de la oficina, hacen sentir cómodos a los nuevos, ayudan a sus compañeros, y suelen impulsar y organizar actividades sociales extralaborales. 
  • Son 100% proactivos, creativos, innovadores e impulsan sus ideas con pasión y entusiasmo. 
  • Tienen grandes habilidades blandas, no hace falta que pertenezcan al equipo de recursos humanos, ni tener conocimientos técnicos específicos, se conectan con las personas más allá de sus roles y funciones.  

Otra figura central de la transformación de la oficina fue Iván Olivares, un Glober chileno que estaba trabajando temporalmente en Lima. Con el mismo concepto de integrar el Site a Globant, Iván ayudó a replicar muchas de las iniciativas que ya estaban funcionando en Chile y contribuyó en darle a la oficina una nueva cara frente a toda la empresa. 

El primer paso estaba dado, pero el empuje de Agustín e Iván aislado no iba a ser suficiente para superar las dificultades de la oficina y generar el ambiente propicio para la fusión en tan poco tiempo. ¿Cómo llegar a TODAS las personas?, ¿cómo transmitir el “Globant’s way”? y ¿cómo comprometerlos con el cambio? 

Agustín e Iván, los brand ambassadors estrella.

El segundo paso fue el más sencillo, simplemente aplicar lo que Globant mejor sabe hacer: tecnología que ayuda a conectar a las personas, que las potencia y que lleva a la transformación cultural.

StarMeUp OS, la plataforma cultural creada por Globant, fue el ingrediente clave de la revolución de Lima. ¿Qué es y por qué puede generar este tremendo impacto en tan poco tiempo? StarMeUp se apoya en los valores que definen a una organización; gracias a la tecnología, impulsa las interacciones y el feedback positivo de los colaboradores, aumentando la productividad a través del reconocimiento, la gratificación y el apoyo, creando así una cultura sólida.    

Es una herramienta que está a mano de todas las personas, que les permite tener una voz propia para resaltar las buenas acciones y los valores de sus compañeros y que a nivel individual termina haciéndolo sentir parte de la organización. Gracias a la inteligencia artificial, las interacciones se miden y ayudan a generar insights cruciales sobre el comportamiento de los colaboradores.

Si de conectar se trata, StarMeUp OS también cuenta con una plataforma para que las personas puedan compartir imágenes de sus momentos significativos: BeThere, una red social que tiene un impacto significativo en la integración de cualquier oficina, veremos cómo ¡para Lima fue fundamental!

La gente de Lima que había visitado otras oficinas de la empresa me decía que no parecíamos Globant, que no se respiraba el mismo aire. Sabíamos qué queríamos lograr: cambiar la cultura y sabíamos que las herramientas de StarMeUp OS eran claves para el proceso. Los resultados fueron extraordinarios, nunca nos imaginamos que estábamos comenzando una revolución cultural”, explica Agustín.    

Continuará…

StarMeUp OS ayuda a que las organizaciones creen espacios de trabajo que apasionen a los colaboradores, y en el cual se sientan motivados a brindar lo mejor de sí mismos. Las mejores culturas no son cosa del azar: se construyen sobre una visión y toman forma gracias a los datos e insights. ¡Aprende más!

Post Relacionados